lunes, 27 de noviembre de 2006

¿cómo seguir?

Tengo la sensación de que el conocer la página de "Crisis Energética" y participar en su foro es una etapa en el camino ... lo difícil es acabar de ver cuál es el camino.

Seguramente es porque no hay UN camino. Hay muchos caminos. Caminos que dependen de las circunstancias personales. Del punto en que nos ha pillado el enterarnos del tema. Es indudable la trascendencia que va a tener y está teniendo ya el cambio del precio y de la disponibilidad de una fuente de energía y a la vez materia prima tan polivante como el petróleo. Sin embargo, requiere una comprensión del mundo en que vivimos que por lo general no nos ha proporcionado la escuela o los medios de comunicación (los continuadores y/o sustitutos de la escuela). Una comprensión que por lo general, si se da, es fruto del estudio personal, de la reflexión y de la interacción con otras personas que a su vez hayan estudiado y reflexionado.

Es indudable también que el hecho de admitir que el petróleo es un recurso finito y que a medida que se agota el precio necesariamente ha de subir no proporciona, por sí mismo, una comprensión de la trascendencia de dicho hecho. En mi opinión, ello es debido a una insuficiente comprensión del mundo en que vivimos. Cada cual nacemos dentro de un grupo social, y los grupos o clases sociales generalmente viven en su propia burbuja. Cada cual pertenecemos a una, y nos solemos mover lo menos posible fuera de ella, a menos que las circunstancias (el mercado laboral y sus variables, las elecciones afectivas, etc.) nos empujen fuera de ellas. Cuando es así, la persona tiene dos opciones: cerrarse o abrirse. Cerrarse a todo lo que pueda cuestionar los estereotipos que rigen en su propia burbuja, o abrirse a cuestionarlos confrontándolos con los que rigen en otras. La interacción y el debate son posibles cuando intentamos entender las realidades que hay detrás de los estereotipos (formas simplificadas y simplificadoras de conocer realidades más complejas) e intentamos elaborar discursos articulados que superen esas simplificaciones. Si no, lo único que conseguimos es guerrear esgrimiendo estereotipos, incomprensibles para el contrincante, que esgrime los suyos propios.

En mi caso, participar en el proyecto AEREN es un hito en el camino a seguir. Pero no pasa de ser eso, un hito. Creo que la web Crisis Energética cumple un papel importante en la difusión del problema. Como también su foro. Sin embargo, no acabo de ver éste último como un proyecto en si mismo. Creo que cumple una función importante, en la medida en que favorece el intercambio e interacción entre los administradores, los participantes en el proyecto AEREN y los lectores del web. Una interacción que, en mi opinión, es de mucha calidad, en primer lugar por las presentaciones y bienvenidas de los administradores, y en segundo lugar por la ejemplar labor de moderación y de educación para el debate que llevan a cabo los administradores del web.

Quizá el foro como generador de conocimientos y de discursos se queda corto. Su continuación lógica hubiera sido el wiki ... pero me temo que no es así. En todo caso, el fallo no se le puede atribuir a los administadores del web ... y sí a los miembros de AEREN y a los habituales del foro. No obstante, dado el carácter del wiki, éste seguramente también necesitaría un responsable o equipo responsable, y esa tarea no tiene por qué ser de los administradores del web. Ni siquiera debería serlo. De hecho, diría que algunos artículos de PPP y algún otro, incluidos en la sección de materiales, han nacido a partir de debates del foro. Al wiki deberían ir a parar "artículos" de menor enjundia y más concretos, medianamente trabados.

Algunos parecen pensar que también se queda corto como vehículo articulador de los que estamos más concienciados, como vertebrador de un proyecto concreto. Sin embargo, pienso que no deberíamos verlo así. Que a lo sumo deberíamos verlo como una gran plaza en la que sea posible encontrar a compañeros (y compañeras, pero pocas de momento) de camino. De los diferentes caminos que existen, y en los que se pueden encontrar quienes se encuentren en circunstancias particulares similares (de ubicación, de percepción de urgencias, de percepción de posibilidades, etc.).